Por Javier Agustín Contreras. Publicado en ContraRéplica.

Cada vez es más frecuente que nos preguntemos qué nueva noticia va a afectar nuestro día. Ahora nos encontramos con algo que realmente es alarmante; ya que no es un líder de oposición el que hace fuertes declaraciones y advierte de un fraude electoral; sino el mismísimo Presidente de la República, quien este martes expresó que existe una guerra sucia que busca incidir en los resultados de la próxima elección de junio 2024, todo derivado de las opiniones que expresa a través de su programa mañanero, acusando de forma directa al poder judicial y a los representantes de la mal llamada oposición de estar coludidos para crear un fraude electoral por medio de demandas que descalifique el proceso electoral, atribuyendo su intervención de forma parcial.

Es momento de detenernos a meditar y analizar hacia dónde vamos, ya no se puede seguir con la propagación de seudo conspiraciones, difundiendo información intranscendente que solo polariza y no contribuye; sin importar quien lo dice; ya sea un periodista o un político; eso no construye, pero sí destruye el tejido social; creando un ambiente enrarecido que afecta el desarrollo de la vida a nivel nacional.

El golpeteo continuo que existe entre los tres poderes, no es a favor de la defensa de los derechos ciudadanos, ya que solo crea una incertidumbre real, por lo que surge la pregunta; ¿a qué están jugando los poderes del Estado?, será que ellos mismos buscan crear el ambiente alterado para perpetuarse en el poder? ¿Cómo es posible que se hable de un golpe de Estado técnico? ¿Qué acaso no podemos pensar que existe democracia en nuestro país, que el Presidente gobierna para todos y cada uno de los habitantes, despojándose de colores e ideología partidista?, ¿Que el Congreso busca crear los lineamientos de convivencia que nos permita aspirar a un futuro mejor y el poder Judicial nos dé la certeza jurídica que nos permita avanzar?, ¿En qué momento se olvidó el concepto de NACION, donde la base del sistema Democrático es la IMPARCIALIDAD de cada uno de los actores del Estado?, sí, lo sé… todo queda en el deber ser.

No se puede ser un simple espectador ante la evidente falta de parcialidad de los gobernantes ya sea a nivel Federal o Estatal, quienes en funciones desarrollan acciones proselitistas, olvidándose de los ciudadanos que los eligieron; razón por la cual como ciudadanos y electores debemos de dejar atrás el desinterés, involucrarnos en los procesos que permiten garantizar las libertades y los avances democráticos, ya sea como funcionario de casilla, o simplemente como observador ciudadano. No dejemos que se infiltre el miedo o peor aún, el hartazgo, porque éstos se vuelven cómplices del abstencionismo, otorgando el voto a aquellos que no lo merecen, ya que el sufragio no ejercido es el principal propulsor de los malos gobiernos.

El destino del país no está en manos del que ostenta el poder, está en manos de todos nosotros, de los que ejercemos y exigimos nuestros derechos. Trabajemos y velemos por un mejor México, impulsemos la participación y la integración social.

Javier Agustín Contreras Rosales. Colaborador de Integridad Ciudadana AC, Contador Público, Maestro en Administración Pública @JavierAgustinCo @Integridad_AC

por admin