Desarrollo comunitario

Balance 4T


Por: Vladimir Juárez @VJ1204 Publicado en ContraRéplica


Las instituciones no hacen milagros, pero pueden, hasta cierto punto,

liberar a la razón de la vergonzosa esclavitud de las pasiones

Stephen Holmes

Ha transcurrido el primer año de la administración del Presidente López Obrador. Una etapa de claroscuros entre la realidad del país y la “esperanza de un México en transición”, de ahí la importancia de hacer un primer balance.

Sin duda, 2019 es un año que tiene fortalezas en: 1) el combate a la corrupción, pues es el tema más emblemático de este primer año 4T, y que alcanzó una percepción ciudadana altamente favorable; 2) los programas sociales que impulsaron una percepción renovada sobre el entorno y la distribución del ingreso en poblaciones vulnerables, pues se privilegió el acceso directo; y 3) la austeridad republicana que obligó a la “eliminación” de privilegios en el Poder Ejecutivo, así como en algunos otros poderes.

Las oportunidades para la 4T se encuentran en: 4) el plano internacional, por una parte México ha retomado un liderazgo preponderante en América Latina a partir de su visión progresista que se acompaña con un nacionalismo renovado, pero también se enfrenta a una Unión Americana belicosa, de una astucia electoral sin precedentes, que amenaza con aranceles, intervencionismo, migración o el T-MEC; 5) el plano económico, la 4T ha sido incapaz de conciliar con certeza a la inversión privada que requiere el país para promover el crecimiento, si bien está en marcha el acuerdo Nacional de Infraestructura, para nadie es desconocido que no será suficiente para reactivar a la economía y generar empleos formales.

Sus debilidades las palpo en: 6) la polarización en la cual ha caído la comunicación política del Ejecutivo y su abuso en redes sociales, pues si bien queda claro que las “mañaneras” son un mecanismo pensado para comunicar con el grupo político para el cual se gobierna, y no para la sociedad en su conjunto, las descalificaciones y adjetivos con las cuales se señala a opositores es un veneno que avanza lentamente; 7) la descalificación per se de los conflictos sociales de coyuntura, a sus actores y sus liderazgos que demandan soluciones concretas; 8) la inexistencia de una oposición política objetiva, incluyendo Morena, pues “toda democracia requiere de una oposición consolidada, crítica, objetiva y con bases sociales sólidas que influya en la agenda pública del Gobierno en turno” (Sin Contraparte; Juárez, Alaska; ContraRéplica;19 de nov 19), y sin embargo, hoy son inexistentes.

Finalmente, las amenazas son concretas: 9) el crimen organizado, pues está claro que este es un problema de orden global que rebasa a todos los órdenes de gobierno: lo mismo trafican con personas, drogas, recursos naturales o energéticos; 10) la migración es un fenómeno mundial imparable, donde México juega un papel determinante que pondrá a prueba los derechos humanos su relación con los Estados Unidos; Y 11) la deconstrucción de instituciones, ya que en una sociedad tan desigual como en México, las instituciones democráticas importan tanto como sus procesos, sus procedimientos y la anhelada justicia social, pues “nos liberan de las pasiones”. Tal vez sea esta la más importante amenaza para la 4T, y es que aún no hace eco en la ciudadanía el hecho de que seguimos sin construir una sociedad que entienda su rol y su poder en el tan anhelado cambio.

Concluyo, aprobado el presupuesto 2020, arranca el segundo año de la 4T y con él llegarán los preparativos electorales de 2021; las elecciones más grandes de la historia por la cantidad de cargos que estarán en juego (Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 29 congresos locales y casi 2 mil ayuntamientos).

Vladimir Juárez. Colaborador de Integridad Ciudadana A.C.
@Integridad_AC @VJ1204

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *