Desarrollo comunitario

Covid-19: la gran oportunidad para Mx


Por: Javier Agustín @JavierAgustinCo Publicado en Contra Réplica

Ayer los Bancos Centrales de nuestros socios comerciales EU-CAN bajaron sus tasas de interés, EU pasa de 1 a 0 por ciento siendo la segunda vez en lo que va del siglo, la primera fue durante la crisis en diciembre del 2008 y Canadá en un 0.5 por ciento, pasando del 1.25 al 0.75 por ciento con la visión de blindar sus economías ante la crisis del Covid-19, previendo una contracción severa sin llegar a recesión.

Por su parte en México, la Secretaría de Salud implementó el programa denominado Jornada Nacional de la Sana Distancia, en el cual establece un número de recomendaciones para el periodo del 17 de marzo al 20 de abril con la finalidad de controlar y eliminar los riesgos sanitarios.

Esto hace imperante un golpe de timón en la política económica del país, que permita fortalecer y reactivar la economía nacional. Las cuales pueden ir desde la disminución del IVA, de esta manera incentivando el consumo, que puede traer consigo un movimiento magnificador que evite una caída abrupta y por lo tanto un exceso de oferta. Esto último puede generar una deflación, es decir una recesión económica mayor.

También se puede estimular a los empresarios con la reducción de las tarifas del ISR que permitan primeramente tener un respiro ante la situación económica actual, permitiendo que se creen proyectos productivos a través de la reinversión e inversión directa.

Sin embargo, esta política fiscal debe de venir acompañada de forma conjunta con una política monetaria bien delineada, que genere la confianza en los mercados internacionales para invertir en nuestra moneda, con una tasa de interés atractiva y competitiva.

Pero también, el gobierno debe de ejercer el presupuesto de forma plena. Generando el ambiente propicio para la inversión y la creación de fuentes de trabajo de forma directa e indirecta, reduciendo el índice de desempleo de forma real y no de forma artificial con programas sociales. Esto solo se puede hacer con la ejecución del presupuesto, sin que exista más subejercicio del gasto, dándole prioridad a la reactivación del sector de la industria de la construcción, destinando una inversión mayor a los proyectos de infraestructura básica, entiéndase esto como el mantenimiento de la infraestructura urbana y carretera, entre otros componentes de la construcción.

Como decían los abuelos todo mal trae una ventana de oportunidad, y el Covid-19 abre una oportunidad al Gobierno de México de mostrar su liderazgo: reitero, es momento de dar un nuevo rumbo a la política económica del país, que permita hacerles frente a los retos que representa la crisis mundial y entonces; si y solo así, las pandemias “no nos van a hacer nada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *