El hartazgo que mata

Publicada en Publicada en Desarrollo comunitario

Por: Alaska J. Zamora @AlaskaJuarez Publicado en Mexican Times


Todo inició como un rumor que se pasaba de boca en boca, nadie estaba completamente seguro de que fuera cierto, pero a nadie le importó.

Una multitud acechaba, algunos con palos, otros con piedras. Había gritos por todos lados, gritos llenos de odio, de asombro, y por último, algunos gritos de desesperación, eran apenas audibles, pedían ayuda, sin embargo nadie oía, se perdían entre aquella muchedumbre cegada por el odio y el desprecio hacía la impunidad.

Los celulares comenzaban a salir de los bolsillos de aquellos que miraban, ninguno de ellos con el propósito de llamar a las autoridades, sino con el objetivo de grabar y compartir lo que sucedía en frente de ellos. Un par de supuestos delincuentes eran rehenes de una multitud enardecida, privados de todos sus derechos, eran golpeados, mutilados, quemados o ahorcados. Y todos alrededor gritaban ¡Justicia!

Fuente: El Sol de Puebla

México vive una época llena de violencia sin precedentes, todos aquellos casos que se viven a diario son tratados como algo normal, sencillamente se han vuelto cotidianos. La corrupción y la impunidad con la que han actuado las autoridades municipales y la justicia ha terminado por cegar a una parte de la población provocando que muchos de ellos hayan decidido tomar cartas en el asunto y comenzar a hacer justicia por su propia mano.

Así es como comienzan a suceder los linchamientos en México, fenómeno que durante los últimos años se ha incrementado alarmantemente, pues se han vuelto cada vez más frecuentes sin que la acción colectiva genere mecanismos de culpabilidad o reprimenda que allanen su actuar.

De hecho, sucede todo lo contrario, pues en muchos de los casos se aplaude a aquella persona que termine haciendo justicia por su propia cuenta. En el fondo, lo que realmente está ocurriendo es que existe un desprecio hacía la ley y las instituciones de justicia, ya que existe la percepción generalizada de que en vez de ayudar, estorban; de que en lugar de castigar son cómplices; de que si ellos son impunes, porqué no castigarlos.

Esta “lógica” del linchamiento trae consigo el regreso del “México Bronco”, del cual huimos hace más de un siglo, y con ello nos hace ver que aquel Estado de Derecho por el cual se luchó parece irse desvaneciendo entre antorchas, trinchetes, palos, gritos de justicia y las redes sociales.

Fuente: Hipertextual

El linchamiento social cumple con tres objetivos a la hora de cometerse, el primero es hacer pagar al presunto culpable el delito que haya cometido. El segundo es enviar un mensaje a todas aquellas personas para que ni siquiera se atrevan a atentar contra su comunidad. Y finalmente, el mensaje más claro para propios y extraños, es observar el nivel de violencia y barbaridad con el cual se produce la ejecución de los delincuentes.

Se puede entender el hartazgo de aquellas comunidades que viven hundidas en la delincuencia, pero lo que nunca se justificará será el asesinato de una persona o varias personas en nombre de la justicia, ni mucho menos la postura “voyerista” de la población que solo busca compartir en video con su celulares, suponiendo que es un hecho digno de ser compartido.

Municipios con mayor índice de linchamientos 2000-2016

Fuente: Aguirre Quezada, Juan, Linchamientos en México, febrero 2018, Instituto Belisario Domínguez, Senado de la República, pp 18.

Principales razones que motivan la realización de un linchamiento

Fuente: Aguirre Quezada, Juan, Linchamientos en México, febrero 2018, Instituto Belisario Domínguez, Senado de la República, pp 17.

Aquel hartazgo que mata ha cegado a la población, el linchamiento debe contenerse. Las instituciones de justicia no pueden continuar impunes. No podemos permitir que este tipo de fenómenos sean vistos como algo normal, no nos podemos permitir que la población crea que le están haciendo un bien a la comunidad, porque no es así, lo único que logran es comprobar nuestro fracaso como sociedad.

Alaska J. Zamora, colaboradora de Integridad Ciudadana A.C. Actualmente es estudiante de Comunicación en la Universidad Iberoamericana, Campus Santa Fe. Sus temas son género, violencia, política y problemáticas sociales. Actualmente es productora de radio en Ibero 90.9 FM, en Kilombo 90.9 FM Twitter: @AlaskaJuarez

Gráfica

Fuente: Aguirre Quezada, Juan, Linchamientos en México, febrero 2018, Instituto Belisario Domínguez, Senado de la República, pp 14. http://bibliodigitalibd.senado.gob.mx/bitstream/handle/123456789/3856/CI_39.pdf?sequence=1&isAllowed=y con referencia en datos a: Claudia Flores. “Linchamiento en México, crimen al alza”. El Universal. 2 de octubre de 2017. Disponible en: http://www.eluniversal.com.mx/nacion/seguridad/linchamiento-en-mexico-crimen-al-alza  (fecha de consulta: 24 de noviembre de 2017).


Alaska J. Zamora, colaboradora de Integridad Ciudadana A.C. Actualmente es estudiante de Comunicación en la Universidad Iberoamericana, Campus Santa Fe. Sus temas son género, violencia, política y problemáticas sociales. Actualmente es productora de radio en Ibero 90.9 FM, en Kilombo 90.9 FM Twitter: @AlaskaJuarez

Un comentario en “El hartazgo que mata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *