México: desconfianza e ingobernabilidad

Publicada en Publicada en Desarrollo comunitario

Por: Laura Enriquez @lauraenriquezr Publicado en Contra Réplica


¿No les da la impresión de que últimamente todo en el gobierno es un concurso de popularidad? Esto tiene una lógica detrás.

Los mercadólogos hacen todo por ganar la confianza del consumidor, y es que claramente no compraríamos un producto con mala reputación y en el que no confiamos. Lo mismo sucede con la política; el gobierno, partidos políticos y candidatos tienen incentivos a decir y hacer lo que sea para tener nuestra confianza.

Luego entonces a nadie debe sorprender que lo que veamos en países latinoamericanos, incluyendo a México, sean gobernantes que tratan de mantener su popularidad a toda costa, más que dar resultados.

¿Por qué esto le resulta tan atractivo a los gobernantes? La pregunta tiene, al menos, dos respuestas: en términos pragmáticos, a largo plazo la confianza ciudadana les asegura ganar elecciones y conservar el poder, y en términos idílicos, la confianza abona a la gobernabilidad y la estabilidad del Estado.

Según resultados de Latinobarómetro 2018 y Globalbarómetro, América Latina es la región más desconfiada del mundo y en particular los mexicanos son de los más desconfiados en su gobierno nacional (medición que pasó de 43% en 2006 a 28% en 2016, OCDE 2018).

Según consulta Mitofsky 2018, el promedio de confianza de los ciudadanos en sus instituciones ha caído de 7% en 2009 a 5.9% en 2017. Destaca que en 2018 las instituciones con confianza ciudadana alta fueron las “menos politizadas”: las universidades, la iglesia y el ejército. Mientras que las que cuentan con menor confianza fueron las “más politizadas”: policía, sindicatos, senadores, la presidencia, diputados y, al final, los partidos políticos.

Por si no fuera poco, resulta aún más desconcertante que el asunto de la desconfianza de los mexicanos no sólo se limita a las instituciones políticas, sino que ha alcanzado todas las esferas de nuestra vida. Según la OCDE 2016, México se encuentra entre los nueve países que menos confianza interpersonal tienen, y es que prácticamente 9 de cada 10 mexicanos desconfía de los demás.

En un contexto de transición de gobierno, expectativas sociales desbordadas, crisis de las instituciones y alta polarización social, es importante tener en mente que, tan importante como potencialmente frágil es la confianza que los ciudadanos expresaron en las urnas y ello no debe perderse de vista por parte del grupo que actualmente está en el poder.

Mientras tanto, como ciudadanos, hagamos lo que nos corresponde.

https://www.contrareplica.mx/nota-Mexico-desconfianza-e-ingobernabilidad201913320


Laura Lizette Enríquez Rodríguez. Doctoranda en Administración Pública y maestra en Gestión Pública. Colaboradora de Integridad Ciudadana A.C., se ha desempeñado mayormente en el sector gubernamental local y federal, en los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Órganos Autónomos @lauraenriquezr @Integridad_AC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *