Desarrollo comunitario

México desigual


Por: Viviana Islas @MendozaI88 Publicado en ContraRéplica


Las afectaciones por el Covid-19 ha dejado al descubierto la desigualdad social que se vive en el país, agravando la vulnerabilidad de los sectores menos privilegiados.

Las consecuencias por la suspensión de actividades en el ámbito público y privado son innumerables y muchas de ellas de impacto económico. La actividad gubernamental, por ejemplo, se ha paralizado pese a la implementación del Home Office y de sesiones colegiadas virtuales. Es de destacarse que quienes laboran en este sector siguen percibiendo su salario, situación distinta para la clase obrera y para las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyME).

Cifras oficiales de la Secretaría del Trabajo, señalan que tan sólo del 13 de marzo al 6 de abril se han perdido 346 mil 878 empleos formales como consecuencia de la emergencia sanitaria. Aunado a que cada vez son más las denuncias en redes sociales por despidos o descanso de trabajadores sin goce de sueldo.

En México, las MiPyME son las principales generadoras de empleos formales, aportando más del 50 por ciento del PIB, y hoy están en riesgo. Del total de empresas que hay en el país más del 95 por ciento son micro, muchas de ellas brindan servicios de la vida cotidiana (tienda, farmacia, tortillería, papelería, verdulería, etc.).

De la población económica activa más de la mitad trabaja en la informalidad, lo que equivale a 31 millones de personas que viven al día, autoempleándose, siendo el comercio ambulante su principal giro. Este sector carece de seguridad social, por lo que su condición es aún más crítica.

La falta de ingresos empeora, cuando hablamos que cerca del 40 por ciento de los mexicanos renta el espacio donde vive, y que el 77 por ciento de la población tiene una deuda.

Hay quienes han visto en el uso de las tecnologías una salida para continuar sus actividades. En el sector educativo, las clases en línea son una opción; sin embargo, no olvidemos que aunque siete de cada 10 mexicanos tiene acceso a internet, sólo 43 por ciento dispone de una computadora, dichas cifras se reducen a la mitad en zonas rurales.

Lo anterior, justifica el bajo porcentaje dado a conocer por Google sobre el acatamiento de los mexicanos del “quédate en casa”, sin considerar de la irresponsabilidad de otros tantos.

La desigualdad social no es algo nuevo en México, para cerrar la brecha resulta indispensable tener consciencia que casi la mitad de su población vive en situación de pobreza. Una vía para combatirla es con empleos bien remunerados, en la que el sector empresarial juega un papel insoslayable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *