Notas del debate rumbo a la Reforma Electoral

Publicada en Publicada en Desarrollo comunitario

Por: Viviana Islas Mendoza @MendozaI88 Publicado en Contra Réplica


En los últimos días en la Cámara de Diputados y en los medios de comunicación ha estado el debate de la Reforma Electoral en puerta, abanderada por el principio de austeridad y justificando que la democracia en nuestro país nos sale muy cara (lo cual es cierto).

A pesar de que en la discusión se ha contado con la participación plural de las fuerzas políticas, el principal impulsor de esta reforma es Morena, y aunque señalaron que a partir del análisis habrán de construir una Reforma Electoral de consenso, las líneas del debate fueron y serán al menos tres: la desaparición de los Organismos Públicos Locales (OPLES), la reducción del financiamiento público de los partidos políticos y una reingeniería institucional al INE que conlleva a la desaparición de su Consejo General.

Quienes defienden estas posturas —algunas ya plasmadas en iniciativas de ley—, argumentan sin un análisis de fondo sobre el ahorro que implicaría la asunción total de las elecciones locales por el INE, mostrando como prueba que actualmente éste se encarga de la capacitación y organización de las elecciones locales y federales, más no hacen referencia lo que implicaría los cómputos en una elección concurrente, por ejemplo.

Asimismo, hay una propuesta oficial de reducir el 50 por ciento del presupuesto anual que se les otorga a los partidos políticos mediante la modificación de la fórmula actual, idea que tampoco convence.

Por su parte, la propuesta de desaparecer el Consejo General del INE es nueva y se cobija con el argumento de que los consejeros que lo integran responden a intereses partidistas de quienes los impulsaron. Adicionalmente, se culpa al INE de la poca participación ciudadana en los recientes procesos electorales locales, se les olvida de la nula credibilidad que gozan los partidos políticos y que la coyuntura fue distinta a la de 2018.

También se encuentran quienes están en contra de estas propuestas, pero a favor de la racionalización de los recursos públicos y del fortalecimiento al sistema electoral. En este grupo están los funcionarios electorales, miembros de la oposición y expertos en la materia; quienes con argumentos sólidos defienden el federalismo, con cifras cuestionan la idea de un ahorro per se, y coinciden en apostar por la urna electrónica como una medida que vendrá a mejorar el actual modelo electoral.

En cada reforma se tiene la oportunidad de consolidar o el riesgo de retroceder, apelamos a que este sea un ejercicio de parlamento abierto donde los legisladores escuchen.

•Colaboradora de Integridad Ciudadana, Politóloga
por la UAM. Twitter: @VivianaIslasM @integridad_AC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *