TLCAN: Una relación complicada

Publicada en Publicada en Desarrollo comunitario

 


Por: Laura Enriquez @lauraenriquezr Publicado en Mexican Times

“Si te levantas de la mesa pierdes”, esas fueron palabras de mi madre cuándo hablábamos de resolver problemas en pareja, y es que en toda relación hay que negociar, en ocasiones callar, a veces ceder y otras ganar. Sin embargo, no levantarse de la mesa de negociación es clave para formar parte de la solución.

En una situación y dilema similar se encuentran tres países que llevan una relación de más de 20 años. Desde el pasado 16 de agosto, Estados Unidos, Canadá y México, integrantes del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) desde 1994, se sentaron a la mesa para renegociar los términos del acuerdo inicial.

Foto: Milenio
Foto: Milenio

Se trata de una complicada y cerrada negociación en la que cada una de las partes se siente en desventaja frente a los otros, o al menos eso argumentan. Durante las primeras dos rondas de negociación todo parecía avanzar bien, se definieron las reglas del juego, los conceptos, los temas a tratar y se comenzó a dialogar. Pero hacia el final de la tercera ronda, en septiembre, el panorama se volvió un tanto gris.

Recordemos que fue Estados Unidos quien desató la situación de renegociación, se sintió en una supuesta “desventaja” frente a los demás, destacando, por un lado, la imperiosa necesidad de reducir su déficit comercial con México, que ronda los 64 mil millones de dólares y, por otro lado, su deseo por incrementar el contenido de la región en la producción de bienes como la industria automotriz.

A partir de la tercera ronda han salido poco a poco los temas de desencuentro. Por un lado, pide Estados Unidos estacionalidad para productos perecederos del sector agropecuario (básicamente que México no exporte ciertos alimentos en temporadas en las que en ese país los produzca; inaceptable); que en compras de gobierno se limite la participación de compañías de México y Canadá (inaceptable); y la creación de una cláusula de extinción que, básicamente, implica que el TLCAN se someta a revisión quinquenal (sería un terrible golpe a la certidumbre comercial; inaceptable).

Por su parte Canadá no tiene prisa. Se mantiene firme con la propuesta de endurecer el marco laboral para equilibrar las condiciones en esta materia en la región, con particular énfasis en prohibir el trabajo forzado sobre importaciones (tema delicado para México); así mismo, no está dispuesto a dejar de lado el capítulo 19 sobre mecanismos de resolución de controversias, cuyo esquema actual ha sido bastante “benéfico” para Canadá y “perjudicial” para Estados Unidos.

Foto: El Universal
Foto: El Universal

Lo que inicialmente nació como una relación que fortalecería a la región y que daría un renovado auge y apertura a las economías, con los años, se convirtió en una relación con alta integración de las partes, en la que intereses cruzados la hicieron un tanto complicada.

El TLCAN, pasa por algo así como una “crisis”, de esas que suele presentarse en toda relación, e inevitablemente llegó el momento en que había que poner las cartas sobre la mesa y negociar. El diálogo se ha vuelto más tenso, Estados Unidos continuará amenazando con salirse del TLCAN, su estrategia parece buscar que sus pares sucumban. Por su parte, el gobierno y empresariado mexicano, parece conocer a su país vecino y se mantiene firme frente al chantaje: conservar el TLCAN, pero no a cualquier precio.

Foto: Univisión
Foto: Univisión

Hoy los tres siguen sentados a la mesa, y se espera que así continúe, por lo menos hasta mañana martes 17 de octubre, que concluye la cuarta ronda de negociación del Tratado que se lleva a cabo en Washington, Estados Unidos. A futuro, cabe la posibilidad de que los tres se mantengan en la mesa hasta llegar a una solución. ¿O será que ésta se convertirá en una relación de dos?

Laura Enríquez, colaboradora de Integridad Ciudadana AC. Especialista en relaciones gubernamentales y Poder Legislativo, se ha desempeñado comoDirectora de Enlace con los Poderes Legislativo y Judicial en el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI); como Coordinadora Técnica de Consejería, en el INE; Secretaria Técnica en la Cámara de Diputados y en el Instituto Mexicano de la Juventud; y como asesora para la Reforma Política del Distrito Federal en la Asamblea Legislativa. Ha sido conferencista y autora de publicaciones editoriales en materia de transparencia, sistema electoral mexicano, partidos políticos y Poder Legislativo. Twitter: @lauraenriquezr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *