Y cuando despertó… el túnel seguía ahí

Publicada en Publicada en Desarrollo comunitario

Por: Alaska J. Zamora @AlaskaJuarez Publicado en Contra Réplica


El juicio de Joaquín Guzmán Loera llegó a su fin, fue declarado culpable por 10 delitos de los cuales destacan: soborno, asesinato, tortura, lavado de dinero y violación de menores de edad. A pesar de haber sido presentado al mundo como “El Juicio del Siglo”, no obtuvo mucha atención en México, pues se sabe que ElChapo es sólo la punta del iceberg.

¿Qué cambió en México después del “Juicio del Siglo”?

Con certeza, no mucho, la violencia ha aumentado y el crimen organizado es cada vez más violento. Sin embargo, este proceso judicial hizo traslúcido el modus operandi del negocio del narcotráfico y su relación con el Estado mexicano.

Así, durante el “Juicio del Siglo” existieron declaraciones como la de Jesús El Rey Zambada, exnarcotraficante y testigo en el proceso, quien declaró que en 2011 el titular de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, recibió al menos 3 millones de dólares en sobornos.

El “Juicio del Siglo” nos muestra que el narcotráfico está institucionalizado; que es un negocio inteligente y camaleónico. Lo dicho por El Rey Zambada no sólo sentenció al Chapo, sino también al gobierno mexicano. Lo mismo les da asesinar rivales, que civiles, como a socios o funcionarios que simplemente no toman el dinero que se les ofrece por acción u omisión a favor del trasiego de la droga en México.

El “Juicio del Siglo” también es clave para nuestra cultura, pues la figura del Chapo representa para muchos al Robin Hood de México. Quizás, después de ello, logremos entender que aquel dinero que repartía está manchado de sangre de las miles de víctimas con las que su negocio arrasó.

Más allá de eso, sólo tenemos un juicio sin nada más impresionante que el presupuesto que los Estados Unidos destinó para su elaboración. No obstante, en ningún momento se tomó en cuenta la participación de estadounidenses como parte importante del problema. Lo que también nos alecciona que a lo largo de la historia de ese país se ha consolidado una política de enemigos invisibles; en la Guerra Fría, por ejemplo, era Rusia; y ahora, en la era de Trump, México.

Así, al día de hoy, en los 100 días de mandato de AMLO, hay que exigir aquello que lo volvió presidente; su promesa de acabar con la corrupción. Pues después de este juicio habrá que jalar aquellas hebras que quedaron expuestas: desinstitucionalizar el narcotráfico del Estado mexicano. Hay que exigir la justicia que todas las víctimas del narcotráfico merecen, y esto no podrá cumplirse hasta que cada uno de los responsables del baño de sangre que vive el país, sean juzgados y sentenciados por la justicia en México.

 https://www.contrareplica.mx/nota-Y-cuando-desperto-el-tunel-seguia-ahi20196352


Alaska J. Zamora es productora de Radio en Ibero 90.9 FM. Sus colaboraciones en radio abarcan los programas Zigma Opinión Pública y Kilombo 90.9 FM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *