Transparencia: la regla de oro

Publicada en Publicada en Transparencia

Por: María Luisa Jiménez Paoletti @LuisaPaoletti2 Publicado en Mexican Times



El pasado 4 de enero el Presidente López Obrador presentó su declaración patrimonial, misma que hizo pública a fin de que todos pudiéramos conocer cuál es la “riqueza” con la que inició su mandato; asimismo, señaló que todos los servidores públicos que trabajarán en su gobierno tendrán que hacer lo mismo para demostrar su honestidad en el cargo encomendado.

La acción descrita abona a la democracia, toda vez que el derecho a la información y la transparencia son herramientas esenciales para combatir la corrupción y favorece la rendición de cuentas, en virtud de que permite comparar que la evolución patrimonial del servidor público sea acorde con el salario percibido. Con ello, el mandatario tuvo a bien señalar que “la regla de oro de nuestra democracia es la transparencia”.

Lo cierto es que el nuevo Gobierno no puede ser juez y parte en ambas materias. Por ello, no debe olvidarse que existe un Sistema Nacional de Transparencia (SNT), cuya finalidad es llevar a cabo la vigilancia de la transparencia a nivel nacional, para generar información de calidad y, con ello, permitir la evaluación de la gestión pública y la rendición de cuentas efectivas, es decir, verificar que se cumpla “la regla de oro”.

Lo anterior, cobra mayor relevancia con el estudio realizado en el 2018 por Global Right to Information Rating, en el que señala que la normatividad mexicana en materia de acceso a la información es la segunda mejor del mundo.

Así, se advierte que el SNT ya tiene parámetros definidos, Institutos estatales y nacionales que evalúan su cumplimiento, realizan una fiscalización de los recursos públicos y emiten sanciones en caso de su incumplimiento; sin embargo, dichas características deben ser puestas en marcha para verificar que la información que obra en las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos del gobierno cumplen con los estándares pertinentes para una efectiva rendición de cuentas.

Por ello, el actual Gobierno debe actuar de conformidad con el sistema normativo mexicano en materia de transparencia y así someter toda la información que haga pública a la revisión del órgano autónomo constitucional creado para tal objeto.

Es por ello que, si bien el gobierno que encabeza el Presidente López Obrador ya cuenta con una “regla de oro”, ahora debe sujetarse a sus matices predefinidos, aplicándose sin distinción a todos sus miembros, por lo que, realizarse lo contrario, conllevaría a una carencia de legitimación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *