Desarrollo comunitario

2021: empezamos…

Publicado el
Por: Javier Agustín @JavierAgustinCo Publicado en ContraRéplica

Por fin 2021, año crucial en la vida nacional, el cual está comprometido durante los siguientes meses en la construcción de las acciones que ayuden a retomar la vida después de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del virus Sars-CoV-2 o mejor conocido como Covid-19 y a las elecciones de este próximo 6 de junio, procesos democráticos que determinarán el futuro de la política nacional.

Para salir avante en ambos retos se necesita una gran capacidad y visión a largo plazo por parte de los políticos y de los tomadores de decisiones. Este primer semestre del año es bastante complicado ya que por un lado se debe de crear el ámbito propicio para impulsar la economía y el desarrollo nacional de la mano de los lineamientos de salud pública que contengan la epidemia y sus estragos, para lo cual se necesitan tomar medidas drásticas en lo relacionado con la política económica y principalmente en materia fiscal, ya que los últimos meses no han arrojado buenas cifras en lo económico.

Conforme a lo expresado por Coparmex en su documento “Balance Económico del Año 2020 Y Prospectiva”, durante el 2020 se cerraron el 20% de las MiPymes en el Valle de México, lo que significa el cierre de 203,773 empresas; con la pérdida de empleos correspondientes y que se reflejaron en las cifras de paro nacional dadas a conocer por el INEGI las cuales fluctúa entre un 4.7 y 5.3 por ciento.

El gobierno federal tendrá que tomar medidas determinantes para detener el cierre de las empresas con medidas compensatorias que les permitan recuperarse y reiniciar operaciones con la respectiva recuperación de las plazas laborales y sus salarios.

En una estrategia transversal el gobierno federal podría trasladar los beneficios en materia de Seguridad Social; que hoy en día se otorgan en el Régimen de Incorporación Fiscal; a las empresas que durante el primer semestre recontraten a sus trabajadores y abran nuevas plazas laborales, y los gobernadores podrían establecer un programa de reducción del pago del impuesto sobre nómina, tal y como lo realizó el Estado de México durante el año pasado, ésto con la finalidad de frenar la caída económica del país; e inclusive volverlo atractivo nuevamente para los inversionistas internacionales.

Por otro lado, es importante destacar que para lograr estos objetivos de desarrollo, los políticos y sus cabilderos se deben de activar de forma inmediata e iniciar las negociaciones correspondientes para influir en la toma de decisiones con miras al próximo junio, ya que no solo está en juego la economía del país, sino también 500 diputaciones federales, que son el premio mayor para todos los partidos, ya que eso permitirá definir la política nacional, por lo cual es momento de que tomen en cuenta a los Ciudadanos que de una forma u otra han venido creando una agenda, la cual les guste o no a los grupos del poder deberán de acoger si quieren legitimar sus acciones y ganar elecciones.

El reto más grande que tienen los partidos es convencer y legitimar su actuar con la creación de acciones que detonen de una vez por todas el desarrollo integral de los mexicanos.

Javier Agustín Contreras Rosales. Colaborador de Integridad Ciudadana AC, Contador Público, Maestro en Administración Pública @JavierAgustinCo @Integridad_AC