De la transparencia y su profesionalización: en camino al 2026


Por: Rigoberto Silva Robles @srrigoberto Publicado en Etcétera


El 20 de junio de 2022 se aprobó el acuerdo que da vigencia desde el 21 de junio de 2022 al Programa Nacional de Transparencia y Acceso a la Información Pública -PROTAI- (y también al Programa Nacional de Protección de Datos Personales -PRONADATOS-). Dicho programa encarna en sí mismo un asunto de relevancia porque representa la partitura que deberán seguir los órganos garantes de nuestro país en materia de acceso a la información y protección de datos personales: nada más ni nada menos.

El PROTAI se deriva de un proceso cuidado con esmero y que cuenta con la participación de la UNAM y la realización de algunos foros para su discusión (consulta pública en línea incluida). Se destacan aquí dos aspectos.

El primero está relacionado con la construcción de indicadores. Es grato observar la atención que se dedicó a la construcción de 9 indicadores de ejes y 3 indicadores transversales. Será posible darle un seguimiento puntual al propósito del programa, sin duda alguna. Usted podrá encontrar, en cada uno de ellos los siguientes elementos: eje, objetivo, descripción general, periodicidad, medios de verificación, actores vinculados, línea base 2020, y metas 2022 al 2026. Y la más importante: el método de cálculo. 

El segundo está relacionado con la inclusión de la capacitación en el programa. El objetivo general señala: “… la mejora regulatoria, la promoción y difusión de la cultura de la transparencia, la capacitación y formación de las personas del servicio público…”. El objetivo específico del programa señala “Organizar el trabajo coordinado entre las instituciones integrantes del SNT para simplificar … la capacitación, profesionalización, difusión y accesibilidad de los derechos, la transparencia, la gestión documental y de archivos, la rendición de cuentas y la lucha contra la corrupción”. La estrategia 5 es titulada “Capacitación”, donde se reconoce que “las estrategias descritas … que permitirán a las instituciones integrantes del SNT alcanzar los objetivos de los Ejes Temáticos”.  Se enfatiza la presencia al Programa de Capacitación en Transparencia, Acceso a la Información, Protección de Datos Personales y Temas Relacionados con Alcance Nacional (PCCAN). En la prioridad 12, señala lo siguiente: “Promover el diseño, implementación y evaluación del desempeño de programas de capacitación, certificación de capacidades y desarrollo profesional en el servicio público enfocadas al control de la corrupción, responsabilidades administrativas y ética pública”. En síntesis, la capacitación está presente en todos los ejes temáticos y eso es motivo de celebración.

Sin embargo, tratando de ver con la reserva obligada cuando se trata de asuntos públicos, hay un punto que preocupa: la presencia de actividades de capacitación está seriamente disminuida en los indicadores. Así es. Aún a pesar de que la construcción de los indicadores es cuidadosa y la capacitación está presente en prácticamente todo el programa, la ausencia de éste en aquel es notable. 

Específicamente, la capacitación está presente en el indicador transversal A1, que pretende medir la diversidad de actividades y acciones realizadas por órganos garantes y que adicionalmente son dirigidas al público para promover el derecho a la información, en cuanto a la cantidad de capacitaciones específicas en el tema de derecho de acceso a la información, en la forma de “Capacitación específica en el tema de derecho de acceso a la información”.

Está presente en el indicador transversal B1, que pretende “medir la cobertura de las acciones de accesibilidad y/o ajustes razonables desplegadas por los sujetos obligados reportados por sus organismos garantes”, en la forma de “Programa de capacitación para el personal en materia de derechos humanos, igualdad, género y no discriminación”.

Está presente también en el indicador transversal C1, que pretende “medir la existencia de elementos de planeación y evaluación, así como elementos desarrollo (sic) de una cultura para la profesionalización de la transparencia y acceso a la información …”, en la forma de “programas de capacitación” y “evaluación de impacto de la capacitación”.

Estos últimos indicadores miden la frecuencia de las actividades de capacitación, pero no su calidad. Durkheim afirmaba que  “la educación no puede alcanzar altas metas cuando es impartida de forma desordenada, brusca e intermitente” (1975, p. 68). Y continua: “cuando la educación se ejerce pacientemente y de forma continuada, cuando no busca éxitos inmediatos y espectaculares, sino que se lleva adelante paulatinamente en un sentido bien determinado, sin dejarse desviar por incidentes exteriores y las circunstancias adventicias, dispone de todos los medios necesarios para dejar profundas huellas en las almas” (idem.).

Esperemos que los órganos garantes aquí referidos dediquen el mismo esmero a la práctica educativa con el que construyeron el Programa Nacional de Transparencia y Acceso a la Información Pública -PROTAI- publicado en el Diario Oficial de la Federación el 20 de junio de 2022.


Rigoberto Silva Robles es Colaborador de Integridad Ciudadana, A.C. (@Integridad_AC). Dr. en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara, miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Su cuenta de Twitter (@srrigoberto)

Referencias: Durkheim, É. (1975). Educación y Sociología. Ediciones Península.