Opiniones

Corresponsabilidad: la clave del gobierno exitoso


Por: Magdiel Gómez Muñiz @magdielgmg Publicado en ContraRéplica


Hoy en día mucho se discute acerca de la forma en que los gobiernos –de todos los ámbitos– pueden obtener legitimidad. Si bien, algunos intelectuales han sostenido que la legitimidad se adquiere por medio del origen, es decir, que emana del hecho de que una autoridad sea electa democráticamente, lo cierto es que hoy en día la legitimidad parece ir más allá del procedimiento para instaurarse definitivamente como una característica propia del ejercicio gubernamental.

Es decir, que hoy nuestros gobiernos –y en especial los municipales– deben ganar la aceptación popular y más aún mantenerla a lo largo del tiempo por medio de sus acciones más que de sus palabras.

Esta condición es tan actual, pero a la vez tan antigua como el hecho de que ya por el año de 1863 el propio Abraham Lincoln, en su famoso Discurso de Gettysburg sostenía que la democracia era “el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” frase que engloba a los ciudadanos no solo como aquellos que otorgan el mando a la autoridad, sino también como aquellos que ejercen su propio mandato teniendo en cuenta la satisfacción de necesidades.

Esta condición elocuentemente ilustrada por Lincoln puede denominarse corresponsabilidad gubernamental, es decir, la capacidad que tiene un gobierno de responder conjuntamente a las demandas de los ciudadanos y más aún generar ecosistemas de seguridad ontológica.

Dicha característica es, sin lugar a dudas, una de las más complejas que mantiene la democracia y que exige de las autoridades prestar oídos y ojos atentos con la finalidad de captar las necesidades de los ciudadanos, entender como desean que se satisfagan y más aún procurar respuestas pertinentes, en las condiciones y con las características que los ciudadanos requieren.

Es precisamente este difícil equilibrio el que se considera la base en que se sustenta un gobierno exitoso y más aún un gobierno municipal eficiente toda vez que es precisamente este el que está de forma directa en contacto con los ciudadanos.

Entonces, la premisa de gobiernos municipales exitosos consiste en: inversión directa de recursos para la construcción de infraestructura básica, dándole prioridad a todas aquellas acciones que redundan en beneficio de los ciudadanos (ejemplo, más y mejores obras para el abastecimiento de las 74 zonas metropolitanas del país) y sobre todo entendiendo que el gobierno existe por la gente y para la gente.

Aunque sería presuntuoso calificar de forma unilateral la acción gubernamental como exitosa o no – y que sobre todo esta tarea está en manos de los ciudadanos- es importante resaltar que todas y cada una de las acciones están destinadas a abatir los rezagos históricos que han presentado las municipalidades. De lo contrario, se estaría en la antesala de brotes de ingobernabilidad recurrentes en una lógica de indignación colectiva motivada por la dispersión de las prioridades que tiene el Estado con sus gobernados. La corresponsabilidad entonces seguirá siendo la meta a alcanzar en una democracia sin adjetivos.

Magdiel Gómez Muñiz Colaborador de Integridad Ciudadana, Coordinador del Doctorado en Ciencia Política del Centro Universitario de la Ciénega – UDG. Profesor Investigador de Tiempo Completo de la Universidad de Guadalajara, co expertis y posgrados en estudios políticos y gobierno, filosofía política y educación @magdielgmg @Integridad_A