“De que se puede, se puede”


Por: Javier Agustín @JavierAgustinCo Publicado en ContraRéplica

Iniciamos el mes de noviembre con un sabor a desencanto y una gran cantidad de noticias poco alentadoras; los actores políticos, ya sean de izquierda o de derecha, ocupan las primeras planas de los periódicos y son tendencia en las redes sociales. Nuevamente se descalifican los unos a los otros, haciendo improperios sin enfocarse en lo prioritario para el desarrollo del país.

Ya sabemos que tanto las políticas de derecha (libre mercado), como las de izquierda (populismo) han fracasado, ninguna de las dos ha permitido e impulsado el desarrollo humano y la inclusión económica de los mexicanos, lo cual me trae a la memoria lo que en un momento de su vida Albert Einstein ponderaba al establecer que no podíamos querer resultados distintos si hacíamos las cosas siempre iguales, lo cual es muy cierto y es momento de hacer las cosas de forma distinta, por lo cual no es descabellado apoyar el manifiesto que impulsa el Centro Eugenio Garza Sada denominado Capitalismo Social.

Este manifiesto es una muestra de la preocupación de los empresarios de la situación que vive el país y la necesidad de generar acciones que permitan una mejor distribución de la riqueza, ya que reconociendo que las empresas son un ente vivo que logra sus objetivos a través de la participación de cada uno de sus elementos, deciden impulsar el Libre Emprendimiento, Dignidad Humana, Compromiso Social y Liderazgo Humanista, bajo un compromiso que asumen de forma voluntaria para incidir en el desarrollo humano de los mexicanos; mas para consolidar el proyecto se necesita la voluntad política y participación del gobierno, quien es el responsable de generar las condiciones adecuadas para la inversión, garantizando la certeza jurídica, simplificación administrativa y principalmente con normas jurídicas adecuadas a los tiempos que se están viviendo.

Es responsabilidad del estado garantizar el desarrollo nacional; sin embargo; ésto solo se va lograr si nos dejamos de confrontar y buscamos una nueva política pública social que fortalezca la inclusión al desarrollo generando empresas sociales, que creen empleos y produzcan riqueza, sacando de la informalidad a millones de compatriotas, informalidad que hoy en día representa el 23% del PIB; es momento de hacer una pausa para establecer nuevos lineamientos entre los actores de la vida nacional, un pacto por el desarrollo nacional, que delineen una política certera que permee en la formalidad.

Las crisis como la que estamos enfrentando por la pandemia debe de traernos nuevas lecciones que nos permitan crecer de forma armónica y continua con una visión a mediano y largo plazo.

Un ejemplo es el acuerdo de las naciones que conforman el grupo G 20, quienes durante su primera sesión el pasado sábado 30 de octubre aprobaron un impuesto mínimo global del 15 %, dando con eso un reconocimiento a los impactos que se generan por las empresas multinacionales en la economía de las naciones, lo cual durante la pandemia del Virus Sars Cov – 02 se visualizó con mayor claridad. De que se puede se puede. Solo hace falta voluntad y decisión para lograr acuerdos y hacer que las cosas sucedan.

Javier Agustín Contreras Rosales. Colaborador de Integridad Ciudadana AC, Contador Público, Maestro en Administración Pública @JavierAgustinCo @Integridad_AC