Desapariciones forzadas en México. Un año más de impunidad


Alaska J. Zamora @AlaskaJuarez Publicado en ContraRéplica


Hace algunos años, pude compartirles una de mis preocupaciones más sentidas; las desapariciones forzadas. En marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición, el pasado 30 de agosto, hoy me pregunto, ¿cómo vamos?

De acuerdo con el último informe realizado por la ONU, actualmente se han registrado oficialmente 100,000 desapariciones en México. Esta cifra, es sin contar aquellas desapariciones que no son denunciadas, en la mayoría de los casos, por miedo, lo cual, acrecienta la magnitud de la tragedia. Esta cifra, registra las desapariciones de los últimos 58 años, sin embargo, el 97% se refiere a casos posteriores de la guerra contra el narco.

Lamentablemente, estas 100,000 personas registradas como desaparecidas no son las únicas víctimas, ya que en muchas ocasiones, aquellos que buscan a sus desaparecidos se convierten en víctimas asesinadas o desaparecidas.

Es el caso de la señora Rosario Rodríguez Barraza, asesinada el pasado 30 de agosto, en el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición, en el municipio de La Cruz de Elota, Sinaloa. Rosario, era una madre buscadora, valiente y luchadora, que buscaba la justicia por la desaparición de su hijo Fernando, un joven de 20 años secuestrado en 2019 por un grupo de personas armadas.

Rosario fue secuestrada y asesinada tras acudir a una misa en honor a Fernando. La encontraron con la fotografía de su hijo desaparecido a un lado. Ante esto, el colectivo Corazones sin justicia —colectivo en el que militaba Rosario— dejará de buscar a personas desaparecidas, pues consideran el asesinato de Rodríguez, como una advertencia.

Así como el caso de Rosario y su hijo Fernando, existen incontables historias más, lo cual solo evidencia la dura situación que enfrentan las familias de personas desaparecidas en México, quienes no sólo padecen el dolor, la ausencia y la incertidumbre, sino que además investigan y buscan a sus familiares desaparecidos enfrentando en ocasiones acciones irreparables.

Con respecto a la justicia… Esta se ha quedado corta, muy corta, pues sólo en 35 casos de desaparición forzada, se ha sentenciado a los perpetradores, es decir, existe 99.96% de impunidad. Una vez más, se nos demuestra que en México se puede asesinar o desaparecer a alguien, con absoluta inmunidad.

En relación con esto, Roxana Enríquez, coordinadora del EMAF, asegura que “Esto es resultado de décadas de impunidad en el País y de las complicidades que existen en el ámbito local por las estructuras criminales de poder enquistadas en las fiscalías de los estados”.

Sin duda, para poder frenar está ola de violencia, se necesita más que la voluntad de crear leyes y programas de búsqueda sin fecha de inicio. De hecho, pronto podremos ver los resultados del Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense (MEIF), en tres estados del país; San Luis Potosí, la entidad con mayor avance, Tamaulipas y Zacatecas.

Recordemos que el MEIF fue creado en 2019 con el fin de identificar a las más de 52 mil personas fallecidas no identificadas que hay en México. Sin embargo, hasta hace unos días se presentó al grupo coordinador, las estrategias y el proceso que realizarán para devolver la identidad a cada una de estas personas fallecidas. Aunque sin incluir metas claras o la cantidad de recursos que serán necesarios.

Alaska J. Zamora, colaboradora de Integridad Ciudadana A.C. Egresada de Comunicación de la Universidad Iberoamericana. Sus temas son género, violencia, política y problemáticas sociales. Twitter: @AlaskaJuarez