Opiniones

El engaño siempre claudica


Por: Vladimir Juárez @VJ1204 Publicado en ContraRéplica


Alaska, Darwin afirmó que la capacidad de adaptarse es la clave: Resiliencia. A lo que tod@s nos debemos para trascender.

A la memoria de Leonel Luna, político nato de tiempo completo.

“No queremos promesas, queremos más mujeres libres”

Colocado frente a Palacio Nacional para contener las protestas del pasado #8M, aparecieron sobre él, con una espontánea creatividad extraordinaria de libertad, los grafitis de la memoria con los nombres de las mujeres asesinadas por su condición de mujer en México…así, hizo penumbra el muro de la vergüenza del Estado mexicano.

Pocos días después, el partido político que es gobierno y mayoría maniobró en su vida interna para elegir a Félix Salgado Macedonio – presunto agresor sexual – como candidato a la gubernatura del estado de Guerrero con argumentos tales como el hecho de que un “delito sexual prescribe”… así, hizo engaño la voluntad popular y la voluntad política.

Este ardid político ante el movimiento feminista no es para tomarse a la ligera; con él, se plantea forma y fondo del actual poder político y su ágil pragmatismo. Además de plantear preguntas claves para nuestra democracia. ¿El tener el apoyo popular significa que se tiene la razón? ¿La popularidad es una condición intrínseca de nuestra democracia? ¿El pueblo bueno y sabio siempre elige correctamente? ¿No existe en el país ninguna causa política que sea legítima y verdadera fuera de la agenda del poder ejecutivo?… así hizo “gatopardismo” democrático el viejo sistema político mexicano durante décadas.

Estoy convencido de que la transformación que como país buscamos está lejos del pragmatismo de estos vergonzosos hechos. Más aún, que esta encrucijada nos merece el más estricto activismo para demandar un país con realidades ciertas, bajo lineamientos de largo plazo, donde la integración del país sea el proyecto de nación.

Pretender alcanzar el México ansiado mediante un “el fin justifica los medios”, teniendo de fondo la reinstalación de un todo poderoso que lo pueda todo todo todo… es un engaño “democrático” que ya vivimos. Una argucia que el tiempo se ha encargado de desenmascarar exhibiendo todos y cada uno de sus crímenes.

Ahora que, si lo pensamos un poco más, tal vez sí hay una coincidencia entre las artimañas y el movimiento feminista; esto es, que todo ello ya ha marcado la historia de esta lucha, porque el engaño siempre claudica ante el tiempo…

Rendición de Cuentas en la CDMX

La Ciudad de México ha venido construyendo una narrativa distinta en comparación con la federación en torno a la rendición de cuentas y, particularmente, a sus respectivos sistemas anticorrupción.

Con sus claros obscuros, en la Ciudad se observa una relación ecuánime que prevalece entre el poder ejecutivo local con el resto de los poderes, las autonomías y la sociedad civil; esto no quiere decir que no sea distinto en los pasillos del poder, pero sí que los planteamientos de la jefa de gobierno se conducen con mayor institucionalidad en comparación con el ejecutivo federal.

Lo anterior cobra relevancia porque el día de ayer iniciaron las entrevistas de las y los aspirantes a ocupar la titularidad de la Auditoria Superior de la Ciudad de México, institución clave que forma parte sustantiva del sistema local anticorrupción de la Ciudad que ha venido construyendo la cámara de diputados local.

En este sentido, y atendiendo a la convocatoria, en la lista de las y los diecinueve aspirantes destacan pocos perfiles, pero en mi caso me incliné no por advertir los nombres, si no por leer las propuestas que presentaron a manera de ensayo los participantes. Pues es ahí donde, de manera general, exponen el programa de trabajo que visualizan realizar en caso de llegar a la titularidad de la Auditoría.

Destaco aquellos programas que dan prioridad en un triángulo virtuoso; y que son aquellos que establecen una reingeniería institucional basada en una nueva relación de la Auditoría con la ciudadanía, el fortalecimiento de su autonomía técnica y de gestión, y la incorporación de un proyecto innovador en el uso y aprovechamiento de las tecnologías de la información. Y que se sostienen basándose en la experiencia de los hoy aspirantes.

Me inclino por pensar que los mejores perfiles están no solo en aquellos que han sido auditores, sino por los pocos perfiles que también aportan la experiencia legislativa y de gestión y que entienden perfectamente la compleja relación institucional entre los poderes, la sociedad civil y la autonomía que requiere este alto encargo. Veamos la terna que resuelve la Comisión Legislativa de Rendición de Cuentas.