Opiniones

El INE y la Consulta Popular


Por: Viviana Islas @MendozaI88 Publicado en ContraRéplica


El pasado 1° de agosto México vivió su primer ejercicio de democracia directa a nivel nacional. El origen político con el que nació la pregunta de la Consulta Popular, la campaña mediática y la polarización que vive el país, alimentada con opiniones a favor o en contra de la misma, hizo que se perdiera el objetivo respecto al poder de la ciudadanía para involucrarse en los asuntos de trascendencia nacional.

En este debate de confrontación, es de destacar la labor del Instituto Nacional Electoral, como responsable de la organización, desarrollo, cómputo y declaración de resultados de la Consulta Popular a pesar de las limitaciones presupuestales. Situación que incluso, lo orilló a presentar una controversia constitucional, misma que la Suprema Corte rechazó y ordenó al INE hacer la consulta con los recursos que tuviera a su alcance.

Pero vamos por partes, lo primero que hay que decir es que la Consulta Popular es de mandato Constitucional. En el artículo 35° se regula quienes la pueden convocar, quién la valida, quién la organiza y que no es objeto de consulta. En este sentido, faculta al Presidente de la República, a las Cámaras del Congreso y por lo menos al 2% de los inscritos en la Lista Nominal para solicitarla; a la Suprema Corte de Justicia le corresponde validar su legalidad, y al INE, como ya se mencionó, su organización. Así mismo, instituye que es derecho de la ciudadanía votar en las consultas populares, que deberá celebrase el primer domingo de agosto y que para ser considerada vinculatoria debe contar con al menos el 40% de participación ciudadana.

Siguiendo estos criterios, la consulta popular recién celebrada fue a solicitud del Presidente, modificada y validada por la SJCN y realizada por el Instituto Nacional Electoral. Para lograr su ejecución, el INE de la mano de su mayor fortaleza que recae en la estructura del las Juntas Locales y Distritales, hicieron una labor titánica para garantizar el derecho de participación de los más de 93 millones de ciudadanos.

Para lograr lo anterior, el INE instaló 57 mil 070 mesas receptoras, contrató de manera temporal a 9 mil 630 instructores, quienes capacitaron a los más de 285 mil funcionarios requeridos para la instalación y operación de estas. A partir de la fecha legalmente establecida para la promoción de la consulta, se difundieron 7 spots, en un total de 3,499 emisoras de radio y televisión a nivel nacional; así como, 97 inserciones en medios impresos nacionales y estatales, aunada a la publicidad en espacios exteriores, bardas, carteles, lonas, volantes, parabúses, etc. Además de aprovechar la tecnología y redes sociales para promover la participación.

Algo novedoso fueron las jornadas de diálogo celebradas a nivel nacional, estatal y distrital con la participación de expertos en el tema. Los convenios de colaboración con las entidades federativas siempre son muestra de voluntad política y compromiso democrático. Al igual que un proceso electoral ordinario, el ejercicio fue vigilado por la ciudadanía con 40,171 observadores en todo el país, y sin reportes de incidentes mayores.

Las cifras anteriores dan muestra que en términos de organización la consulta fue un éxito, es irresponsable culpar al INE por el bajo índice de participación ciudadana. Ahora, que se avecina la revocación de mandato, en un acto de corresponsabilidad, es momento de hacer una evaluación por parte de las instituciones involucradas para repensar el diseño y mejorar la implementación de estos “nuevos” mecanismos de democracia directa, así como, reforzar la educación cívica con el fin de tener una ciudadanía más participativa, conocedora de sus derechos y comprometida con el país.

Viviana Islas Mendoza Colaboradora de Integridad Ciudadana, Consejera Local del INE Estado de México, Politóloga por la UAM, con estudios en Políticas Públicas, Derecho Parlamentario, Procesos Electorales, Transparencia y Violencia Política contra las Mujeres @VivianaIslasM @Integridad_AC