Opiniones

La lactancia materna, una responsabilidad compartida


Por Dra. Mireya Vilar Compte @Mvilar213  y Dra. Sonia Hernández Cordero @sonialhc Publicado en ContraRéplica


En la primera semana de agosto se celebra la Semana Mundial de Lactancia, que tiene como objetivo sensibilizar a la población, sobre la importancia de proteger la lactancia materna y anclar el apoyo a la misma como una responsabilidad compartida y vital de salud pública.

Cada vez son más los beneficios de la lactancia materna para el bebé, la madre, la sociedad y el planeta, reportados por la ciencia. Se considera como una de las intervenciones más costo efectivas para mejorar la salud de toda la población, incluyendo la prevención de sobrepeso y obesidad, una de los principales problemas de salud pública en México. Como lo indica el lema de la semana mundial este año, la lactancia materna es una responsabilidad compartida de la sociedad, donde todos debemos contribuir para generar un ambiente que la proteja, promueva y apoye.

La Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas (UNICEF) recomiendan el inicio temprano de la lactancia materna (durante la primera hora de vida), su continuación de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y, posteriormente, de forma complementaria con otros alimentos sólidos hasta los 2 años. Para que la lactancia materna se establezca y continúe de acuerdo a la recomendación, la diada madre-hijo(a) requiere un apoyo durante el periodo conocido como primeros 1000 días de vida, que incluye la etapa prenatal (embarazo), durante e inmediatamente después del nacimiento y a lo largo de los primeros años de vida. En cada una de estas etapas, es fundamental la participación de diversos grupos, instituciones y organizaciones, que incluye: personal e instituciones de salud, academia, sociedad civil, organizaciones internacionales, centros de trabajo, líderes políticos de diversas áreas, y con un papel central, el Estado.

La Iniciativa del País Amigo de la Lactancia Materna (BBF por sus siglas en inglés) ofrece una caja de herramientas para ayudar a los países a evaluar qué tan listos están para proteger, promover y apoyar la lactancia materna y desarrollar recomendaciones de política. Ésta ya ha sido utilizada en México. Tanto en 2016 como en 2018, la metodología de BBF detectó la necesidad de contar con licencias de maternidad de mayor duración, reducir la exposición en mujeres embarazadas y lactantes a mercadeo de sucedáneos de la leche materna (fórmulas), contar con presupuesto federales asignados a la lactancia materna, promover la implementación de la Iniciativa de Hospitales Amigos del Niño y la Niña, fomentar una mejor formación de los profesionales de la salud en torno a la lactancia materna, entre otros. Estos retos subrayan la necesidad de contar con políticas multisectoriales que engloben a distintos actores de la sociedad y acciones coordinadas.

La lactancia materna no es un tema de la esfera individual madre-hijo, sino una responsabilidad compartida. Por ello, en octubre del 2021 se presentarán los resultados de una nueva evaluación del BBF en México (Twitter @bbfmex), encaminada a recordar a los distintos actores sociales cuáles son nuestras tareas pendientes.

Dra. Mireya Vilar Compte y Dra. Sonia Hernández Cordero, Investigadoras del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad EQUIDE, de la Universidad Iberoamericana, #IBEROInvestiga. Plumas en colaboración con Integridad Ciudadana AC, @Integridad_AC @Mvilar213 @sonialhc