Movimiento Ciudadano: el dilema


Por: Iván Arrazola Cortés @ivarrcor Publicado en ContraRéplica


Uno de los elementos que sin duda marcará el proceso electoral de 2024 es el papel que jugará la oposición en el proceso, en medio de un proceso en el que el oficialismo parece imbatible, en el caso de Movimiento Ciudadano, el partido parece vivir un momento fundamental en su historia ya que la decisión de ir solo o en coalición para las elecciones presidenciales determinará buena parte de su futuro político del país.

Desde su nacimiento en 1999 el partido naranja que nació como Convergencia y en 2011 cambió su nombre a Movimiento Ciudadano, hizo de las coaliciones electorales su herramienta predilecta para sobrevivir, en un sistema de partidos que tiende a castigar a los partidos minoritarios y que la única forma en que pueden sobrevivir es aliándose con los partidos grandes, Movimiento Ciudadano apostó tres veces por la izquierda, en una ocasión por Cuauhtémoc Cárdenas y dos con López Obrador en 2006 y 2012, en todas perdió.

Un partido fundado por tránsfugas como lo son la mayoría de los partidos de nueva creación en México tuvo en Dante Delgado un político formado en las filas del PRI en Veracruz, encarcelado por corrupción y absuelto de dichos cargos, a su fundador. Con todo el reconocimiento y la experiencia en el campo político Delgado supo llevar al partido poco a poco, primero trazándose como meta mantener el registro y después afianzarlo en el sistema de partidos.

El punto de inflexión para Movimiento Ciudadano ocurre el 2012 que es la última elección en la que va en coalición con López Obrador, después de esa elección los caminos de los aliados por 18 años se separan, López Obrador anuncia su salida del PRD para formar otro partido, lo que deja a MC en estado de orfandad, si bien los resultados electorales no son buenos en ese año, pierde la gubernatura en Jalisco, pero queda en un honroso segundo lugar, con una buena cantidad de votos y de diputados que le permiten respirar y olvidarse de que su prioridad era sumar los votos suficientes para conservar el registro

En el 2018 Movimiento Ciudadano abusó de las coaliciones, apostó por Ricardo Anaya y por aliarse con el PAN y el PRD para la presidencia de la República, al final nuevamente pierde y queda la duda si en una elección en la que Morena arrasó le convendría haber ido solo para posicionar de manera más clara al partido. De cualquier forma, el triunfo en la gubernatura de Jalisco fue clave para que el partido alcanzará la estabilidad y se convirtiera en el primer bastión naranja en el país.

En los últimos tres años todo ha sucedido muy rápido para MC, ganó Nuevo León en 2021 y con ello se afianzó como una fuerza política en ascenso y sobre todo fresca, en comparación con el bloque Va por México, que se nota desgastado y con perfiles poco atractivos para contender por la presidencia de la República.

Gracias al capital político que ha sumado en Jalisco y Nuevo León hoy se ha convertido en una opción atractiva para el bloque opositor. Fiel al pragmatismo que ha caracterizado a este partido y a su dirigente histórico, la idea de ir en alianza con el bloque Va por México, no es viable ya que las fuerzas políticas que lo componen se encuentran desgastadas, mientras tanto el bloque opositor acusa a MC de ser el esquirol de Morena al dividir el voto opositor.

La gran prueba está por venir, la elección en el Estado de México en el 2023 será el gran laboratorio para el 2024. La última encuesta de El Financiero ubica a Morena en primer lugar de preferencias con 43 por ciento, no muy lejos se encuentra Va por México con 36 por ciento de las preferencias, el dato interesante además de la diferencia mínima entre los dos primeros lugares es la intención de voto por MC que es de 13 por ciento. Lo que suceda en esa elección marcará el rumbo político de México.

Si Movimiento Ciudadano decide contender solo por la presidencia en el 2024 es probable que desplace al PAN como segunda fuerza política, pero privaría al país de mayor pluralidad política, con un oficialismo que no está acostumbrado a consensuar y tiende a imponer, y con una situación que en lo social y en lo económico parece cada día más insostenible, es posible que MC tenga en sus manos el futuro de México, un escenario impensable hace 6 años, pero que puede marcar la historia de toda una generación.

Iván Arrazola es analista político y colaborador de Integridad Ciudadana. @ivarrcor @Integridad_AC https://www.integridadciudadana.org.mx/