Opiniones

Patologías de Ciudad


Por: Magdiel Gómez Muñiz @magdielgmg Publicado en ContraRéplica


Hoy se sabe que las ciudades se enferman cuando:

1) no se reinventan e importan prácticas de otras ciudades sin considerar realidades heterogéneas;

2) tienen ideas funcionales, pero siempre las aplazan;

3) descalifican lo común por envidias y muestran una capacidad igual a cero a sumar desde las diferencias;

4) se sumergen en una pasividad perpetua sin asumir nuevos riesgos;

5) la toma de decisiones se genera desde la punta piramidal de una oligarquía partidista;

6) el incremento de inseguridad se percibe en todo el territorio;

7) cubren sus incapacidades gubernamentales culpando a otros;

8) el nepotismo es el rey del escenario político;

9) se hace una constante alejarse del ciudadano; y,

10) no asumen los retos que demanda el contexto de lo global.

Estas diez patologías se describen en un tratado que Toni Puig titula “Marca de Ciudad. Cómo rediseñarla para asegurar un futuro espléndido para todos”. Su contenido provocador generó una oleada de estrategias encaminadas a construir ecosistemas funcionales en el que se pudiese vivir mejor. Once años después, (2021), las ciudades continúan con un crecimiento no planificado, sin identidad y con un claro deterioro en la calidad de vida de todos los que las habitan.

En este sentido, se hace indispensable trazar líneas estratégicas que contemplen los nuevos retos de las municipalidades, subir al debate los desafíos de las metrópolis y constituir bloques de identidad regional en el que se incluya al ciudadano en el centro de las decisiones y con ello apostar por multi-municipalidades sanas que, al reinventarse, además revitalicen las economías y promuevan la integración social.

Pese a que las agendas avanzan, existen virajes inconclusos y aun se padecen perfiles al frente de los gobiernos que se caracterizan por ser arribistas, ignorantes, cínicos y corruptos; condición que hace apremiante “sanear al sistema” gubernamental para fortalecer la gobernanza en los territorios, pero es imposible debatir lo metropolitano al cobijo de una fauna caquistócrata.

Al reconstruir núcleos urbanos se debe optar por una arquitectura basada en valores que impriman una marca de ciudad que englobe la esencia de espacios libres de la ambición política. En otras palabras, la sumatoria de ciudades, exigirá la figura de un metropolitan-manager que entienda la interdisciplinariedad y promueva la apropiación de espacios públicos armonizando las diferencias sociales.

Finalmente, reducir las desigualdades y fomentar la inclusión requiere incentivos correctos para desmantelar el monopolio de la visión feudal de las municipalidades y transitar hacia agendas multilaterales con enfoques multidimesionales; no hay que partir de cero ni hay que descubrir el hilo negro, con mayor atención en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y hacerlos vinculatorios en el diseño de los planes de desarrollo de los más de dos mil municipios del país, comenzaría una transformación hacia nuevas municipalidades.

Magdiel Gómez Muñiz Colaborador de Integridad Ciudadana, Coordinador del Doctorado en Ciencia Política del Centro Universitario de la Ciénega – UDG. Profesor Investigador de Tiempo Completo de la Universidad de Guadalajara, co expertis y posgrados en estudios políticos y gobierno, filosofía política y educación @magdielgmg @Integridad_A