¿Qué hay de nuevo en las palabras?


Por: Vladimir Juárez @VJ1204 Publicado en ContraRéplica


“El lenguaje es, de un cabo a otro, discurso, gracias a este poder singular de una palabra que hace pasar el sistema de signos hacia el ser de lo que significa” Foucault

Michael Foucault afirmaba que “todos los periodos históricos se distinguen por presentar una serie de condiciones fundamentales de verdad que establecen lo que es aceptable, y cómo estas condiciones” se encuentran en el tiempo constantemente evolucionando.

De alguna manera, estas condiciones de verdad se asocian directamente con el lenguaje y su infinita composición: las palabras.

Tal vez por esa razón, ampliar nuestro lenguaje con palabras nuevas nos lleve a transitar hacia realidades tan simples como complejas que sencillamente antes no eran posible de entenderse con un solo vocablo.

Es decir, el significado de las palabras nos permite expresar y entender con cierto grado de aproximación exitosa, no solo nuestros pensamientos, sino también el de aquellos que se expresan y que construyen realidades invidentes alrededor de nosotros.

De ahí que cada año la Real Academia de la Lengua Española (RAE) actualice el diccionario para introducir aquellas palabras que, por su uso constante y aceptación en los países de habla hispana, se imponen como realidades comunes de localidades, regiones o sencillamente, de uso en común.

Es por eso por lo que esta columna decidió voltear a ver hacia aquellas palabras que hoy se incorporan a nuestro idioma como generalidades ampliamente aceptadas, y que son producto de una condición excepcional como lo fue la pandemia y la digitalización con la cual se vivió este periodo de la humanidad.

En otras palabras, en este año que termina, bien vale la pena confirmar el impacto que la pandemia y el uso de la tecnología tuvo en nuestra condición social. A tal grado que, son estas dos condiciones las que provocaron una mayor “adición de artículos” nuevos al diccionario de la RAE. Cabe decir, también destacan palabras que fortalecen los derechos sexuales, los derechos humanos o que incorporan avances en el campo de la ciencia como la química.

En el ámbito de la digitalización, hoy en el diccionario se encuentran palabras como “Bitcóin” (moneda digital), “Bot” (programa que imita el comportamiento humano), “Ciberacoso” (acoso que se lleva a cabo a través de internet), y “Ciberdelincuencia” (actividad delictiva que se lleva a cabo a través de internet).

También es posible encontrar: “Criptomoneda” (moneda virtual gestionada por una red de computadoras descentralizadas), “Netiqueta” (conjunto de normas de cortesía que regula el comportamiento de los usuarios y las comunicaciones en internet) y “Webinario” (seminario web).

Por su parte, la pandemia nos llevó a reconocer palabras como “Cubrebocas” (mascara que cubre la boca y la nariz para proteger de patógenos), “Burbuja social” (grupo reducido de personas que pueden mantener contacto regular entre sí con escaso riesgo de contagio), “Nueva normalidad” (situación en que la forma de vida normal o habitual se modifica debido a una crisis o a razones excepcionales), “Urgenciólogo” (especialista en urgencias), y “Vacunólogo” (especialista en vacunología), entre otras.

En el campo del urbanismo destacan: “Redireccionar” (dar una nueva dirección o destino), “Gentrificación” (proceso de renovación de una zona urbana que implica el desplazamiento de su población original por parte de otra de un mayor poder adquisitivo), “Metrobús” (autobús urbano, en algunos lugares de gran capacidad, que transita por una vía exclusiva), y “Geolocalizar” (determinar la ubicación geográfica de alguien o de algo valiéndose de medios técnicos avanzados, como el GPS).

Algunas otras palabras en el ámbito de los derechos y su reconocimiento son: “Transgénero” (dicho de una persona: que no se siente identificada con su sexo anatómico), “Poliamor” (relación erótica y estable entre varias personas con el consentimiento de todas ellas), “Pansexual” (que siente atracción sexual hacia cualquier individuo u objeto), y “Cisgénero” (dicho de una persona: que se siente identificada con su sexo anatómico).

En la actualización 23.5 del diccionario más importante de la lengua hispana, también se encuentra palabras como: “Bío” (breve presentación personal, especialmente la que el usuario de una red social incluye en su perfil), “Vapear” (aspirar y despedir, en sustitución del tabaco, el vapor aromatizado que genera un dispositivo electrónico) o “Narcocorrido” (composición musical popular que narra historias enaltecedoras del narcotráfico y de sus protagonistas).

Por todo lo anterior, bien vale la pena agregar algunas nuevas palabras a nuestro lenguaje, ya que son estas las que nos liberan o nos atan a las realidades: https://dle.rae.es/ ¡Felices fiestas!

Vladimir Juárez. Analista Político. Colaborador de Integridad Ciudadana A.C. @Integridad_AC @VJ1204