Opiniones

Una tragedia más que quedará impune


Por: Belinda Contreras @Beelindacn Publicado en Gluc


El derrumbe en la Línea 12 del metro me dejó anonadada, y con un millón de sentimientos encontrados. Pensé en todas las veces que he escogido el metro como mi servicio de transporte en vez del camión y las razones de mi decisión. Cuando me subo al camión sé que estoy expuesta a mayor peligro, porque es más probable que me asalten, o porque son más conocidos los casos de feminicidios perpetrados por choferes de camiones, o simplemente a veces lo decido porque se llega más rápido y de manera más cómoda en metro. En este último también me he sentido insegura, pero jamás me había cruzado por la mente que podría haber una falla de esa magnitud y que el subirme a ese transporte me podría costar la vida.

A diario, cerca de 4.6 millones de personas se movilizan en el metro de la Ciudad de México, sin embargo, esto no parece ser razón suficiente para que el gobierno invierta en él. Desde el inicio de la nueva administración el presupuesto destinado al Sistema de Transporte Colectivo ha sufrido recortes, el de este año tuvo una disminución del 3.6% en comparación con el del 2020.

Durante muchos años yo he sido una de las 4.6 millones de personas que se movilizan a diario en el metro, y es realmente triste e injustificable que este tipo de situaciones pasen. Es una verdadera tragedia, y no solo porque se pudo haber evitado sino porque tiene sus raíces en la estructura del gobierno de entonces, del que le sucedió y del actual. Todos se lavan las manos y culpan a los demás, sin ninguno dar la cara y realmente ver por el bienestar de la ciudadanía.

El gobierno nos ha fallado en todos los sentidos, no solo no logran que lleguemos seguros a nuestro destino, sino que ya ni siquiera nos aseguran que podamos llegar vivos. Es una tragedia que además de toda la inseguridad, la violencia, los feminicidios, ahora también tengamos que ponernos a pensar si realmente el gobierno invierte en nuestro bienestar y seguridad, en la manutención de las estructuras e infraestructuras que nos sostienen, en los medios de transporte que utilizamos o si tristemente solo quieren pararse el cuello y culpar a sus antecesores y a fuerzas perversas invisibles de nuestra tragedia diaria.

Es necesario que las políticas públicas sobre infraestructura dejen de estar tan politizadas. Estos proyectos se crean a partir de intereses políticos, para quedar bien, sin embargo, no ven las necesidades de la ciudadanía, y por lo visto ni siquiera nuestra seguridad. Necesitamos gobernadores que realmente vean por nuestros intereses y necesidades. ¿A caso es mucho pedir? La tragedia del Metro para parece indicar que sí.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @Beelindacn